La primera impresión: el CV

La primera impresión: el CV

Has terminado la carrera y tienes claro que ha llegado el momento de buscar empleo, pero te surge la gran duda: por dónde empiezo. Teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos, en el que las nuevas tecnologías parecen tener un dominio a nivel global, es probable que el currículum vítae sea quien dé la primera impresión de ti. Por ello, es muy importante que le prestes mucha atención a su redacción.

Lo primero que debes tener en cuenta es el diseño, tu currículum debe llamar la atención entre todos los demás. Si quieres ser realmente original, puedes echar mano de las diferentes herramientas que la ofimática pone a tu disposición. Pero, si esta no es tu gran aliada, también puedes buscar plantillas originales, como pueden ser, por ejemplo, estas 22 modelos editables. Una vez decidido el diseño, has de tener en cuenta que actualmente la mayor parte de la gente echa mano de la lectura rápida, por lo que es muy importante sacar lo mejor de ti con la mayor brevedad posible, así como no exceder las dos páginas.

Hay una serie de apartados fundamentales que deben figurar en todo currículum:

  • Datos personales (nombre, apellidos, fecha de nacimiento…) datos de contacto (teléfono, dirección de correo electrónico, skype…), además de la foto. Aunque, con respecto a esta última, hay quien no está de acuerdo con que se incluya, pero, personalmente, te recomendaría hacerlo, ya que te acerca más al receptor y da una primera imagen de ti. Del mismo modo, se recomienda que salgas sonriendo en la foto, pero siempre transmitiendo calma y serenidad. En cuanto a la dirección, piénsalo bien, ya que esta puede jugar a tu favor, pero también en tu contra.
  • Formación académica: máster, licenciatura, doctorado… Incluye aquí las titulaciones principales que tengas.
  • Formación complementaria: cursos, diplomas, certificados… Aquí figurarán todos los cursos complementarios a tu formación que consideres relevante.
  • Ámbitos de especialidad: este apartado está destinado a tus especialidades. Es un apartado opcional, pero si lo incluyes, intenta que llame la atención.
  • Experiencia laboraldeberás prestarle especial atención a este apartado, ya que, por desgracia para los noveles, suele ser en el que más se fijan las empresas y es mejor que presentes los datos en orden cronológico, para dar cuenta de tu evolución. Por otro lado, si eres novel y todavía no tienes experiencia en una empresa, no olvides incluir en este apartado las prácticas que hayas hecho durante la carrera, así como los proyectos más importantes que hayas llevado a cabo. Además, al principio también sería interesante que colaborases con alguna ONG o incluso con alguna empresa ofreciéndole cobrar un poco menos de las tarifas que establecerás después si trabajas por cuenta propia para ganar experiencia. Es muy importante que en este apartado solo incluyas la información relacionada con el puesto y no otros puestos que hayas llevado a cabo, como puede ser haber sido dependiente de una tienda, ya que es información irrelevante.

Por otro lado tenemos apartados opcionales en un currículum que son fundamentales para los traductores:

  • Idiomas: aunque resulte obvio, no olvides incluir las combinaciones lingüísticas en las que trabajas, así como los idiomas que conoces. Recuerda incluir el nivel de cada uno siguiendo el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (A1, A2, B1, B2, C1 y C2).
  • Informática: aquí especificarás las herramientas TAC que manejes, así como los softwares de ofimática, editores de imágenes, lenguajes de programación…
  • Afiliaciones profesionales: en caso de que pertenezcas a alguna asociación profesional de traductores, debes incluirlo, ya que puede interpretarse como una garantía de profesionalidad.
  • Aficiones: aunque en un primer momento creas que esta información es personal e irrelevante, te equivocas. Cualquier afición que tengas y que lleves a cabo durante un tiempo puede pasar a convertirte en un experto en la materia a la hora de traducir y hacer que se te distinga de los demás. En mi caso, por ejemplo, mi principal afición es la música y gracias a esta he conseguido más de una entrevista de trabajo.
  • Número de palabras/día: es muy importante que des a ver el volumen de trabajo que eres capaz de hacer por día. Recuerda que un buen manejo de la mecanografía puede hacer que desarrolles tu labor de forma más rápida.

Por otro lado, puedes incluir un apartado donde especifiques otros datos, en el que incluyas información que consideres relevante, como son si posees vehículo propio, carné de conducir, disponibilidad para viajar.. En mi caso, por ejemplo, en este apartado incluyo también mis características personales más relevantes para este trabajo, como son: ser perfeccionista, creativa, responsable, tener buena capacidad de improvisación…

Recuerda actualizar siempre tu currículum y no solo durante el tiempo, sino también dependiendo a qué empresa te dirijas y a qué puesto estés optando. La sinceridad es un elemento clave, pues cualquier mentira puede salir a la luz en la entrevista y esto te perjudicará muy gravemente. No incluyas información irrelevante, recuerda que el objetivo es que el entrevistador lea todo tu currículum, no que se aburra por la mitad y lo deje de lado. Y, finalmente, ¡no te olvides de revisarlo!

Anuncios

Acerca de mfosado

Traductora-intérprete y redactora freelance. Docente de idiomas. Cantante y música.

Publicado el 4 enero 2014 en Mundo profesional y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: